Fitoterapia

Definición

La Fitoterapia (del griego fyton, 'planta', 'vegetal' y therapeia, 'terapia'), conocida también como herbolaria (del latín herba, 'hierba') es la ciencia del uso de plantas medicinales o partes de ellas como agentes medicinales. Los remedios herbolarios contienen principios activos que ejercen un efecto farmacológico.  La materia prima vegetal de la que hace uso, sometida a los procedimientos galénicos adecuados permite obtener lo que se conoce como fitofármaco. El conocimiento de las propiedades terapéuticas de las plantas se encuentra en auge debido a los descubrimientos constantes de nuevas especies de plantas medicinales, que hacen que día a día se sumen importantes investigaciones clínicas y se descubren o confirman numerosos efectos farmacológicos. La Fitoterapia pertenece al ámbito de la salud y se relaciona estrechamente con la botánica y el estudio del metabolismo secundario vegetal, es ejercida por médicos y por fitoterapeutas. La farmacéutica tiene su aproximación a la Fitoterapia en la farmacognosia, que da cuenta de los constituyentes químicos de las plantas o de sus órganos o partes y de las propiedades farmacológicas de estos. La Fitoterapia moderna, se basa en el conocimiento de la Farmacología, y considera los aspectos farmacodinámicos y farmacocinéticos de los medicamentos basados en plantas medicinales, en estudios preclínicos y clínicos, sin olvidar su origen en el conocimiento ancestral y la experiencia de prueba y error heredada de las pasadas generaciones. Un fitofármaco es una preparación hecha a través de extraer los principios activos de una planta medicinal y estandarizar un marcador químico o principal componente activo.  (Capasso, Gaginella, Grandolini, & Izzo, 2003) . Para Ebadi  (2002)una de las principales diferencias entre un medico moderno y un practicante de herbolaria tradicional (hirbas medicinales) es como se piensa en forma diferente acerca de la enfermedad y de esa forma como se escogen las medicinas para tratar dichas enfermedades. Ademas mientras los herbolarios tradicionales utilizan las plantas medicinales completas los medicos modernos usan los ingredientes purificados derivados de las plantas medicinales.

Según un diccionario medico la Fitoterapia es Medicina tradicional que utiliza las plantas medicinales para prevenir y tratar las enfermedades. Es muy empleado para curar o prevenir enfermedades como reumatismos, trastornos circulatorios o del sueño, para controlar el nerviosismo, etc. Los preparados con las plantas medicinales pueden elaborarse por disolución (tinturas, lociones, jarabes o aceites medicinales) o en forma de ungüentos.

 

La Fitoterapia también llamada Herbolaria es la disciplina que estudia las propiedades terapéuticas de los tejidos vegetales, ya que no siempre son las plantas medicinales completas las que se utilizan con fines terapéuticos, a veces son el tallo a veces las hojas. El contexto teórico que da base a la utilización de las plantas medicinales va a variar dependiendo de si es una visión tradicional, como en la medicina tradicional mexicana o la china, o en visión moderna que sienta sus bases en la farmacología moderna, en el estudio de la farmacocinética y farmacodinamia de las moléculas activas en el cuerpo. Las visiones tradicionales han utilizado las plantas medicinales desde tiempos inmemoriales para el tratamiento muchas veces exitoso de diversos padecimientos pero bajo el contexto de su cosmovisión e interpretación de la salud y enfermedad. La visión moderna las trata desde la Farmacognosia o Botánica Medica y las teorías de la Farmacología.

 

 

CONTEXTO HISTÓRICO  Y SOCIAL DE LA HERBOLARIA TRADICIONAL Y FITOFARMACOLOGÍA

 

       La Herbolaria aunque por si misma una disciplina medica completa, si la vemos desde un punto de vista tradicional, en el momento presente se enmarca dentro del contexto de la medicina complementaria y de un nuevo período histórico de la medicina moderna, que para algunos autores va a desembocar en la medicina integrativa, que marca la idea de que mas allá del término alternativo o complementario, tanto este tipo de terapéuticas como las convencionales o dominantes van a actuar en conjunto en el tratamiento de los pacientes.

La evidencia más antigua del uso de las plantas medicinales  por humanos con fines curativos  viene del periodo neandertal, como lo atestigua el hombre de hielo encontrado en los Alpes suizos, cuya existencia se dato hace 5000 años y el cual tenía plantas medicinales en su morral(Goldman P, 2001). Existe evidencia escrita de su uso por los Sumerios. En el siglo XVI los jardines botánicos fueron creados para cultivar plantas medicinales en las Escuela de Medicina, y la práctica de la medicina herbolaria floreció hasta el siglo XVII cuando se favorecieron mas remedios medicinales científicamente construidos. En el siglo XIX los métodos científicos medicinales se volvieron más avanzados y la práctica de la curación botánica disminuyo y fue catalogada de chartanalería. En los 60's con la preocupación de los efectos iatrogénicos de las medicinas convencionales, el deseo de mayor interés por la salud natural, el uso de los productos herbolarios se incrementó. En 1994 el uso en todo el mundo de las hierbas medicinales se hizo popular ya que la organización mundial de la salud apoyo el desarrollo del uso de plantas tradicionales para llenar la necesidades de salud que en los sistemas modernos, no se cubrian(Corbin L & Krystal JH, 1998).

 

Hoy en día el 30% de todas los fármacos modernos se derivan de las plantas medicinales , por ejemplo: la atropina, la digoxina, la colchicina, la quinina, la codeina, la vincristina, el taxol, el sena, la efedrina, la escopolamina, la reserpina (Corbin L et al., 1998).

 

La medicina llamada no convencional o complementaria (MC) se refiere a las terapéuticas no ampliamente aceptadas en los círculos académicos, ni institucionales de la medicina convencional, dominante, o también llamada científica (Gordon JS, 1996; Chez RA & Jonas WB, 1997). Aunque esta definición no se puede aplicar a países como China o la India, en donde la medicina tradicional y la herbolaria son ampliamente usada, es generalmente aceptada en países del hemisferio occidental (Kemper KJ, 1996).

 

SITUACION ACTUAL

 

En la última década se estima que 75 escuelas de medicina en los Estados Unidos han incorporado al menos un curso de estas terapéuticas a su curricula(Neldner KH, 2000), así como también se ha dado respaldo oficial a la investigación, creándose el Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria (CNMAC), perteneciente a los Institutos Nacionales de Salud, el cual cuenta con un presupuesto de más 50 millones de dólares(Neldner KH, 2000). Entre las terapéuticas complementarias cuyo uso se encuentra más extendido en el mundo se encuentra la Medicina tradicional China, siendo la Acupuntura y la Herbolaria sus partes más reconocidas, inclusive por la Organización Mundial de la Salud, la cual a organizado seminarios sobre el tema desde los setentas(Bannerman RH, 1980). Otras de las terapéuticas complementarias ampliamente usadas en el mundo son la Homeopatía, la Herbolaria, el Masaje y las Técnicas de Relajación e Imaginería; sin embargo, se calculan más de 130 terapéuticas complementarias(Ramos-Remus C, Gutierrez-Urena S, & Favis P, 1999). El tipo de terapéutica complementaria más utilizado varía de acuerdo al país. En los Estados Unidos entre las terapéuticas complementarias más utilizadas se encuentran las Técnicas de relajación, la Quiropráctica, el Masaje, la Imaginería, la Curación espiritual, los programas comerciales para bajar de peso, la Medicina Herbolaria, la Terapia de megavitaminas y los Grupos de autoayuda (Eisenberg DM et al., 1993). En Europa, con sus variaciones de acuerdo al país, son muy usadas la Homeopatía, la Acupuntura, la Quiropráctica, la Osteopatía y la Herbolaria(Fisher P & Ward A, 1994). El CNMAC de los Estados Unidos clasifica las diferentes terapéuticas complementarias en siete categorías: Los sistemas médicos alternativos, que forman parte de sistemas completos de teoría y práctica; los enfoques sobre la mente y cuerpo, que utilizan una variedad de técnicas diseñadas para afianzar la capacidad de la mente para afectar la función y los síntomas corporales; las terapias biológicas, que emplean sustancias como hierbas, alimentos y vitaminas; los métodos de manipulación y basados en el cuerpo, como el Masaje o la Quiropráctica; y las terapias a base de energía, que utilizan campos de energía para tratar las enfermedades (CNMAC, 2002).

 

Estudios en  los Estados Unidos han mostrado que al menos 33.8% por ciento de la población adulta había usado alguna forma de terapia complementaria durante 1992, cifra que para 1997 había aumentado a un 45.2%,  superando tanto en el número de visitas como en la derrama económica al primer nivel de atención de la medicina convencional(Eisenberg DM et al., 1993; Eisenberg DM et al., 1998). En Europa en los países que existen estadísticas disponibles, el uso de la MC entre la población va de un 20% a un 50%(Fisher P et al., 1994). En Canadá un estudió reveló que el 11% de los niños había usado alguna forma de MC por lo menos una vez, en donde la Quiropráctica, la Homeopatía, la Naturopatía y la Acupuntura abarcaban el 84% de las terapéuticas utilizadas(Spigelblatt L, Laine-Ammara G, Pless B, & Guyver A, 1994). En Canadá también la encuesta nacional de salud y población reportó en 1995 un 15% de uso de la MC en el último año de entre los 17,626 que respondieron la encuesta(Ramos-Remus C et al., 1999). En Australia MacLennan (MacLennan AH, Wilson DH, & Taylor AW, 1996) encontró un uso de al menos alguna MC en el 48.5% en una encuesta de 3004 personas mayores de 15 años. Estas terapéuticas se utilizan principalmente para padecimientos como el cáncer (Cassileth BR & Chapman CC, 1996)(Ernst,1998), las enfermedades reumatológicas(Ramos-Remus C et al., 1999), dolores crónicos(Berman BM & Swyers JP, 1997), el SIDA(Singh N et al., 1996; Elion RA, 1997), para problemas gastrointestinales, enfermedades renales crónicas, y desórdenes de la alimentación(Eisenberg DM et al., 1993).  En los niños las principales patologías tratadas con MC son las respiratorias, las otorrinolaringológicas, músculo esquelético, dermatológico, gastrointestinal, alergias, o la simple prevención(Spigelblatt L et al., 1994).

 

En los adultos mayores las terapéuticas más utilizadas son la Quiropráctica, la Herbolaria, las Técnicas relajación, las Mega vitaminas y la Curación espiritual, y son utilizadas en mayor medida para la artritis, dolor de espalda, enfermedades cardiovasculares, alergias y diabetes(Foster DF, Phillips RS, Hamel MB, & Eisenberg DM, 2000). Estudios etnográficos han encontrado que las principales razones para el uso de las diferentes terapéuticas complementarias van desde el deseo de curarse, hasta razones filosóficas, pasando por el deseo de evitar la toxicidad, los efectos secundarios, por insatisfacción en el trato de los médicos convencionales, por el deseo de tener un rol personal más activo en la toma de decisiones, por padecer enfermedades con un mal pronóstico de acuerdo a la medicina convencional, o por ser parte de una cultura o etnia con fuerte arraigo en algún tipo de medicina folklórica (Hufford DJ, 1997; Perlman AI, Eisenberg DM, & Panush RS, 1999) . Algunas encuestas han mostrado que cada vez más los médicos refieren a sus pacientes a diversas terapéuticas complementarias, entre las que destacan la Acupuntura, la Retroalimentación, la Quiropráctica, la Hipnosis, la Osteopatía, la Herbolaria, la Homeopatía, la Naturopatía y la Reflexoterapia (Ko, 2000).

 

La prevalencia del uso de la medicina herbolaria (plantas medicinales, hierbas medicinales) varía mucho de acuerdo a los países, en Estados Unidos va desde 3% a un 93% de la población dependiendo del lugar y de la definición de hierbas medicinales que se tome en cada estudio, en otros países, por ejemplo en Japón, hasta el 70% de los médicos occidentales usan medicina herbolaria tradicional, y el 80% de la población mundial usa medicinas tradicionales para curar sus enfermedades(Corbin L et al., 1998). En Estados Unidos se gastan quinientos cincuenta y tres millones de dolares al año a las ocho mil tiendas de alimentos naturales. Y a través de por todas las vías se dice que se venden 1.2 billones de dólares en herbolaria y las ventas está creciendo 20% anualmente. Entre 1900 y 1997 la población de EU incremento el uso de la medicina herbolaria en 380%(Ernst E, 2004). La tabla siguiente muestra las 10 plantas medicinales más utilizadas en EU.

 

Diez Plantas Medicinales más Usadas

Rango

Planta

Ventas en Millones de Dólares

1

Ginko Biloba

46

2

Echinacea

40

3

Ajo

35

4

Ginseng

35

5

Soya

28

6

Saw Palmeto

25

7

Hierba de San Juan

24

8

Valeriana

12

9

Arándano

10

10

Cimicifuga

10

 

 Los pacientes con sida por ejemplo consumen de 18 a 50 mil dólares al mes en productos hechos con hierbas y plantas medicinales tanto planes de seguros como Organizaciones de cuidado en salud está iniciando en ofrecer rembolsos para tratamientos alternativos por ejemplo se cubre a los quiroprácticos por ley por lo menos en 45 estados, a los Acupunturistas en 7 estados, y a los naturopatas 2 estados. Los planes del seguro que por ejemplo cubren la medicina alternativa usualmente, requieren que se haya referido por un médico a esta medicina, dándole importancia a que el médico sepa.  En Alemania las hierbas medicinales prescritas por médicos están cubiertas por los seguros y los médicos están mucho más preparados en su uso(Corbin L et al., 1998). En 1993 la FDA en Estados Unidos empezó a verificar la industria herbolaria y de suplementos alimenticios, se creó la categoría de suplementos que incluye las vitaminas y minerales y las hierbas bajo un acto del congreso llamado suplementos dietéticos y educación en salud firmado en 1994. Estos suplementos dietéticos no requieren prueba de eficacia ni de seguridad ni estándares de control de calidad, pero requiere que los suplementos no prometan un cura especifica en su etiqueta, aunque si pueden poner efectos; si existe alguna preocupación que surja, la FDA puede demostrar que el producto es dañino o peligroso y sacarlo del mercado(Corbin L et al., 1998). En México el uso de las plantas medicinales está regulado por la COFEPRIS y los clasifica en remedios herbolarios, los cuales son de libre venta en tiendas naturistas o Medicamentos Herbolarios, cuando tienen procesos de estandarización y concentración de sus principios activos, los cuales solo pueden venderse en farmacias sin receta médica.

El estudio profundo de los remedios herbolarios en uso extensivo es fundamental ya que el que sean “naturales” existe información sobre seguridad y no solo de su eficacia, sin embargo el conocimiento sobre su toxicidad crónica se conoce poco(Darren M.Ashcroft & Alain Li Wan Po, 1999). Para Darren (Darren M.Ashcroft et al., 1999), los ensayos controlados y randomizados deben ser la base para observar la eficacia clínica de los remedios herbarios alternativos. Sin embargo, cuando pretendemos traducir eficacia clínica a efectividad, o riesgo-beneficio a costo-efectividad es necesario tomar en cuenta los datos observacionales. Debe de tomarse en cuenta factores como el efecto placebo que varía de acuerdo al contexto, por ejemplo el placebo es mucho más efectivo en pacientes con dolor severo que con dolor leve y los pacientes moderadamente deprimidos responden mejor al efecto placebo que los severamente deprimidos. El efecto placebo es probablemente útil cuando las terapias convencionales son o muy tóxicas, inefectivas o muy costosas, y si los remedios herbolarios producen efectos placebos más fuertes que los remedios convencionales, pueden ser útiles. También hay que tomar en cuenta que en muchos ensayos controlados se publica una pobre descripción de los constituyentes químicos de los remedios herbolarios evaluados, así como de su concentración, claro que no siempre sabemos cuál es el compuesto en que más nos interesa saber su concentración. La caracterización cuidadosa de los principios clínicamente activos puede ser benéfica en algunos casos. La identificación de la efedrina en el Ma Huang eventualmente dio lugar al desarrollo de broncodilatadores mucho más efectivos como el salbutamol. La digital es otro ejemplo importante, mientras tradicionalmente se utilizaba para problemas como manía, epilepsia y problemas de la piel, posteriormente su caracterización, mostró que no tenía efecto en dichos padecimientos y permitió la formulación de compuestos más estables, lo que es fundamental con el uso de digitálicos ya que tienen una estrecha ventana terapéutica, y su toxicidad puede causar graves problemas(Darren M.Ashcroft et al., 1999).

Una hierba medicinal en particular, una mezcla de hierbas medicinales pueden variar de fabricante a fabricante y de lote a lote, una hierba medicinal que no es toxica o terapéutica en una forma, puede ser dañina o benéfica en una diferente preparación, la potencia de los varios componentes se encuentra afectada por la condiciones del crecimiento de las plantas medicinales, el almacenamiento, la manipulación y la preparación, así como la potencia de los productos de los componentes de la misma planta medicinal puede variar de una a diez mil veces(Goldman P, 2001; Corbin L et al., 1998). Los fabricantes usan varios métodos para procesar las mismas plantas medicinales, por ejemplo: una hierba medicianal pude ser completa, machacada hasta polvo e introducida en una píldora, o a través de procesos farmacéuticos puede extraerse los compuestos deseables y hacer tabletas con una potencia mucho mayor. Un reporte en 1995 mostró como varias formas de Ginseng tenían muchas cantidades diferentes de ginsenosidos  que son los componentes activos principales. Las etiquetas pueden estar incorrectas accidentalmente o intencionalmente, el mismo nombre común pueden ser aplicadas en diferentes plantas medicinales recomendadas para diferentes enfermedades. Algunos productos etiquetados Ginseng contienen escopolamina o reserpina debido al alto costo del Ginseng puro, y se pueden adicionar aditivos no en listados en las etiquetas que tienen efectos terapéuticos, por ejemplo, se ha encontrado que se ha agregado esteroides, antiinflamatorios no esteroideos, antibióticos, y sedantes. Las hierbas pueden ser mal identificadas  o se puede utilizar otra parte de la planta medicinal que no es más importante, estos errores fueron la causa de una epidemia de envenamiento de belladona atribuido a un te herbal en New York y en otro caso de envenamiento por digital por mal etiquetar un extracto de planta. Los metales pesados son comúnmente encontrados en preparaciones herbales medicinales de algunos países como es el plomo, arsénico, carnio, mercurio, cobre(Corbin L et al., 1998).  Algunas formulaciones que inicialmente muestran un efecto benéfico, a largo plazo pueden mostrar toxicidad. Por ejemplo se han escrito dos estudios controlados de una formula china basada en 10 plantas que trata la dermatitis atópica que usualmente no responde al tratamiento convencional, la cual tiene buenos efectos clínicos, sin embargo, otros estudios han reportado severa hepatotoxicidad en algunos de los pacientes que utilizan dicha fórmula(Darren M.Ashcroft et al., 1999). Otro caso es el del Ginko Biloba. Más de 8 estudios correctamente conducidos han mostrado su efectividad en insuficiencia vascular periférica y cerebral, así como en el Alzheimer y en la demencia multinfarto, sin embargo esto no significa que tenga efectos adversos como la cefalea, el malestar gastrointestinal y las reacciones alérgicas de la piel. A largo plazo también se han reportado incrementos en el tiempo de sangrado así como hemorragia espontánea y hematomas subdurales(Darren M.Ashcroft et al., 1999). La estandarización del Ginko Biloba EGb 761 establece los estándares de cuando y como el Ginko es cosechado, se hace el extracto de las hojas y cuáles son los valores deseados de los constituyentes químicos del producto medicinal (Goldman P, 2001).

En la siguiente tabla se enlistan algunos ejemplos de plantas medicinales comúnmente usadas que se han asociado con serios efectos adversos.

 

 

 

Ejemplos de Plantas Medicinales Asociadas a Serios Efectos Adversos

Nombre Común y Latino

Indicaciones

Efectos Adversos

Aloe vera (Aloe barbadensis)

Varios

El jugo puede causar dolor intestinal y perdida de electrolitos

Diente de León (Tanacetum parthenium)

Prevención de la migraña

Síndrome postfiebre después de descontinuar (migraña, ansiedad, insomnio, rigidez muscular)

Kava Kava (Piper methysticum)

Ansiedad

Daño tóxico hepático

Hierba de San Juan (Hypericum perforatum)

Depresiòn

Incremento en el aclaración de varios fármacos

Valeriana (Valeriana officinalis)

Insomnio

Cruda matutina

 

            Los estudios controlados de herbolaria no dan beneficios económicos y hay poca motivación para los fabricantes para realizar estudios aleatorios y controlados con placebo, doble ciego para probar la eficacia de sus plantas medicinales. A pesar de estas limitaciones algunos estudios científicos se han realizado comprobar la eficacia clínica de alguna planta medicinal y mejorar la poca evidencia de las interacciones entre las drogas reguladas y las hierbas medicinales. El conocimiento de algunas de estas reacciones adversas de las plantas medicinales pueden ayudar a predecir estas interacciones, por ejemplo: Las hierbas medicinales  que contienen glucósidos cardiacos pueden potenciar el efecto de la digoxina, las hierbas medicinales con efectos diuréticos pueden potenciar el efecto de la digoxina por la pérdida de potasio. Hay hierbas medicinales que pueden causar hipertensión y pueden interferir con los medicamentes antihipertensivos, las hierbas hipoglicemicas pueden intervenir con los medicamentos hipoglicemiantes en el tratamiento de la diabetes. Algunas hierbas medicinales intervienen con los medicamentos de prescripción alterando su metabolismo por ejemplo: El eucalipto induce al sistema microsomal del hígado por los flavonoides. Una hierba medicinal que puede ser benéfica en pequeñas dosis puede convertirse en peligrosa en altas dosis. Los pacientes pueden asumir que hierbas medicinales como el ajo utilizadas para cocinar tiene efectos adversos, sin embargo los extractos de hierba medicinal tienen mucha más cantidad que normalmente se comerían en los alimentos y pueden ser peligrosos(Corbin L et al., 1998). Para ver la eficacia de una planta medicinal es muy importante que se describa adecuadamente la forma se procesó la planta medicinal, porque si no podríamos obtener falsos negativos, un ejemplo de esto es un estudio sobre el efecto hipocolesterolemiante del ajo, en el cual no se encontró efectividad clínica del ajo, y críticas posteriores mostraron que el método de preparación no era el adecuado para obtener el principio activo principal en el efecto hipocolesterolemiante del ajo(Goldman P, 2001). Hasta el momento se han escrito apenas 30 revisiones sistemáticas Cochrane sobre plantas medicinales, y sus conclusiones son limitadas debido a la gran disparidad en la calidad de sus aspectos metodológicos(Ernst E, 2004).

Los pasados de 10 a 15 años los estudios clínicos sobre productos herbales utilizados con propósitos medicinales han crecido considerablemente. En varios estudios, la superioridad de la hierba medicinal sobre el placebo se ha demostrado, también a un incremento en el número de estudios de farmacocinética han dilucidado las características de los constituyentes de las hierbas medicinales en el cuerpo humano también la atención, también a crecido el estudio sobre seguridad de los remedios herbales en los humanos. Sin embargo el estudio  sobre el costo de la medicina complementaria y de la herbolaria es muy escaso. Un estudio que fue realizada a base de una encuesta de vía telefónica 1,500 personas adultas en Estado Unidos en 1990 mostro el uso de las terapias alternativas constituía aproximadamente 13. billones de dólares esta cantidad es comparable a los 12.8 billones gastados anualmente para la hospitalización en los Estados Unidos, de los que respondieron la encuesta 3% habían usado la medicina herbolaria en los 12 últimos meses. Se les dio los datos de esta población sugiere que más de 5 millones de americanos a usado medicina herbolaria 1990. Otro estudio en el sur de Australia 3 mil personas encuestadas mostro que al menos 48.5% han utilizado alguna vez medicina alternativa uno de cada diez los entrevistados habían usado medicina herbolaria. La necesidad de una relación farmacoeconomica cambia dramáticamente cuando las medicinas de remedios herbolarios fueron seleccionados por un médico y no son directamente parados por el consumidor sino por una compañía de seguros por el servicio de salud gubernamental, el médico que lo prescribe debe estar interesado por la capacidad terapéutica del remedio herbolario y debe buscar la evidencia de su efectividad y como se compara con competidores sintéticos.

 

            Para la Organización Mundial de la salud hasta el 80 por ciento de la población global del mundo depende de remedios herbolarios para el tratamiento de diversos padecimientos (Mahmood, Sualeh, Mahmood, & Karim, 2010). Existe varios padecimientos de gran interés en Salud Publica en donde el uso de la Fitoterapia es cada vez más común y en donde cada vez existen más artículos científicos que muestran la eficacia de una diversidad de plantas medicinales en el tratamiento de dichos padecimientos clínicos. Por ejemplo; En padecimientos cardiovasculares que son una de las causas líderes de morbilidad y mortalidad en México y otros países, las plantas medicinales son muy utilizadas, tal es el caso por ejemplo del uso del Espino Albar que tiene propiedades cardiotónicas  (Grant, Bin, Klat, & Chang, 2012). En una revisión realizada sobre los efectos de algunas plantas y formulas tradicionales chinas sobre sus efectos para bajar el colesterol en la sangre se concluye que algunas plantas tienen efectos hipocolesterolemicos  (Lan Liu, 2011). También es importante mencionar que es fundamental conocer las posibles interacciones de algunas plantas medicinales con los medicamentos cardiovasculares, entre las plantas medicinales que pueden interaccionar con diversos medicamentos cardiovasculares tenemos por ejemplo al Ginseng, al Ginkgo Biloba, al Ajo, al jugo de uva, al Saw Palmeto, la Echinacea, el Acónito y la Cimicifuga. (Tachjian, Vigar, & Arshad, 2010) En el caso de la Menopausia hay una gran variedad de productos herbarios que se están utilizando para el tratamiento de sus síntomas, entre ellos destacan la hierba de sanjuán, el Agnus cactus, la Cimicifuga, el Ginseng, la Angélica, los fitoestrogenos derivados de plantas como la soya o del trébol rojo.  (Pitkin, 2012). En padecimientos de tanta importancia como la Diabetes y la Obesidad existe también un uso extenso de plantas medicinales con diferentes efectos y mecanismos de acción, en algunos casos efectos muy prometedores y en otros poca información sobre su efectividad y seguridad  (A, 2010) (Suksomboon, Poolsup, Boonkaew, & Suthisisang, 2011). En enfermedades con menor mortalidad pero gran morbilidad existe también evidencia de los efectos benéficos de diversas plantas medicinales, por ejemplo; en el Síndrome de Colon Irritable se ha visto que las diferentes plantas medicinales utilizadas en su tratamiento, como es el caso de la Menta piperita y otras han mostrado efectos de regulación del sistema inmune, actividad antioxidante, inhibición del leucotrieno B4, inhibición del factor nuclear Kappa B  (S, 2011) (Rahimi R, 2009). En el caso del dolor existen varios analgésicos herbales usados en varios tipos de enfermedades relacionadas con el dolor como son las enfermedades reumatológicas, el dolor de espalda, el cáncer, la neuropatía diabética y la migraña (G, 2009) (Berkovich, Ron, Abu-Ghanem, Rimmon, & Lev-Ari, 2012). En enfermedades psiquiátricas de un gran impacto social y morbilidad como son la depresión y la ansiedad el uso de plantas medicinales y sobre todo el nivel de conocimientos sobre su eficacia y mecanismos de acción es basto, en el caso de la depresión hay plantas medicinales ampliamente estudiadas como el Hypericum perforatum, Rhodiola rossea, Echium amoenum y Crocus sativus, en el caso de la ansiedad sobresalen plantas medicinales como el Piper methysticum, la Matricaria recutita, la Passiflora incarnata y la Scutellaria lateriflora. (Sarris, Panossian, Schweitzer, Stough, & Scholey, 2011) (Linde, 2011) (Alramadhan, 2012). Pero no solo en padecimientos con un gran impacto social sino en problemas de salud agudos que generalmente tienen una remisión temprana como las infecciones de vías aéreas superiores, las de vías genitourinarias e inclusive problemas dermatológicos como el acné existe un amplio uso de la Fitoterapia en su tratamiento. (Widdicombe & Ernst, 2009) (Bylka, Witkowska-Banaszczak, Studzinska-Sroka, & Matlawska, 2012) (Azimi, Fallah-Tafti, Khakshur, & Abdollahi, 2012) (Azimi H. , Fallah-Tafti, Karimi-Darmiyan, & Abdollahi, 2011).

 

REFERENCIAS

 

  • Alramadhan, E. (2012). Dietary and Botanical Anxiolytics. Med Sci Monit , 18 (4), RA40-48.
  • Azimi, H., Fallah-Tafti, M., Karimi-Darmiyan, M., & Abdollahi, M. (2011). A Comprehensive Review of Vaginitis Phytotherapy. Pak J Biol Sci , 14 (21), 960-6.
  • Azimi, H., Fallah-Tafti, M., Khakshur, A. A., & Abdollahi, M. (2012). A Review of Phytotherapy of Acne Vulgaris: Perspective of New Pharmacological Treatments. Fitoterapia , 83 (8), 1306-1317.
  • A, B. (2010). Role of Phytotherapy in the Prevention and Treatment of Obesity. Orv Hetil , 151 (19), 763-73.
  • Bannerman RH. (1980).  The World Health Organization Viewpoint on Acupuncture.  Am J Acupuncture,  8, 231-235.
  • Berman BM, & Swyers JP. (1997).  Establishing a Research Agenda for Investigating Alternative Medical Interventions for Chronic Pain.  Primary Care,  24
  • Berkovich, L., Ron, I., Abu-Ghanem, S., Rimmon, A., & Lev-Ari, s. (2012). The Role of Medicinal Herbs with Antinflamatory Properties in Prevention and Treatment of Cancer. Harefuah , 151 (11), 629-32.
  • Bylka, W., Witkowska-Banaszczak, E., Studzinska-Sroka, E., & Matlawska, I. (2012). Phytotherapy of respiratory Tract Diseases. Wiad Lek , 65 (2), 124-31.
  • Cassileth BR, & Chapman CC. (1996).  Alternative and Complementary Cancer Therapies.  Cancer,  77, 1026-1034.
  • Capasso, F., Gaginella, T., Grandolini, G., & Izzo, A. (2003). Phytotherapy. Germany: Springer.

 

  • Chez RA, & Jonas WB. (1997).  The Challenge of Complementary and Alternative Medicine.  Am J Obst Gynecol,  177
  • Corbin L, & Krystal JH. (1998).  Herbs as Medicines.  Arch Intern Med,  158, 2192-2199.
  • Darren M.Ashcroft, & Alain Li Wan Po. (1999).  Herbal Remedies.  Pharmacoeconomics,  16(4), 321-328.
  • Ebadi, M. (2002). Pharmadodynamic Basis of Herbal medicine. Florida, USA: CRC Press.
  • Edzard E. (1998).  The prevalence of Complementary/Alternative Medicine in Cancer.  Cancer,  83, 777-782.
  • Eisenberg DM, Davis RB, Ettner SL, Appel S, Wilkey S, & Van Rompay M. (1998).  Trends in Alternative Medicine Use in United States, 1990-1997.  JAMA,  280, 1569-1575.
  • Eisenberg DM, Kessler RC, Foster C, Norlock FE, Calkins DR, & Delbanco TL. (1993).  Unconventional Medicine in the United States.  The New England Journal of Medicine,  328, 246-252.
  • Elion RA. (1997).  Complementary Mdicine in HIV Infection.  Primary Care,  24
  • Ernst E. (2004).  Prescribing Herbal Medications Appropriately.  J Fam Pract,  53(12), 985-988.
  • Fisher P, & Ward A. (1994).  Complementary Medicine in Europe.  BMJ,  309, 107-111.
  • Foster DF, Phillips RS, Hamel MB, & Eisenberg DM. (2000).  Alternative Medicine Use in Older Americas.  J Am Ger Soc,  48
  • Goldman P. (2001).  Herbal Medicines Today and the Roots of Modern Pharmacology.  Ann Intern Med,  135, 594-600.
  • Gordon JS. (1996).  Alternative Medicine and the Family Physician.  Am Fam Phys,  54, 2205-2212.
  • Grant, S. J., Bin, Y. S., Klat, J., & Chang, H.-T. D. (2012). The Use of Complementary and Alternative Medicine by People wih Cardiovascular Disease: a Systematic Revies. BMC Public Health (12), 299.
  • G, Z. (2009). Phytotherapy for Pain Relief. Drugs Today , 45 (6), 445-67.
  • Hufford DJ. (1997).  Folk Medicine and Health Culture in Contemporary Society.  Primary Care,  24
  • http://www.doctissimo.es/. (s.f.). Recuperado el 13 de 07 de 2013, de http://salud.doctissimo.es/diccionario-medico/fitoterapia.html
  • Kemper KJ. (1996).  Separation of Synthesis: A Holistic Approach to Therapeutics.  Ped Rev,  17
  • Lan Liu, Z. y. (2011). Chines Herbal Medicines for Hypercholesterolemia. Cochrane Database Systematic Reviews (Issue 7), CD008305.
  • Linde, K. y. (2011). Treatment of Depressive Disorders in Primary Care-Protocol of a Multiple Treatment Systematic Review of Randomized Controlled Trials. BMC Family Practice , 12, 127.
  • MacLennan AH, Wilson DH, & Taylor AW. (1996).  Prevalence and Costo of Alternative Medicine in Australia.  Lancet,  347, 569-573.
  • Mahmood, Z., Sualeh, M., Mahmood, S., & Karim, M. (2010). Herbal Treatment for Cardiovascular disease the evidense based Therapy. Pak J Pharm Sci , 23 (1), 119-24.
  • Neldner KH. (2000).  Complementary and Alternative Medicine.  Derm Clin,  18
  • Perlman AI, Eisenberg DM, & Panush RS. (1999).  Talking with Patients about Alternative and Complementary Medicine.  Rheum Dis Clin N Am,  25
  • Pitkin, J. (2012). Alternative and Complementary Therapies for the Menopause. Menopause International , 18, 20-27.
  • Rahimi R, M. S. (2009). On the use of Herbal Medicines in Management of Inflammatory Bowel Diseases: a Systematic Review of Animal and Human Studies. Dig Dis Sci , 54 (3), 471-80.
  • Ramos-Remus C, Gutierrez-Urena S, & Favis P. (1999).  Epidemiology of Complementary and Alternative Practices in Rheumatology.  Rheum Dis Clin N Am,  25
  • S, J. (2011). Review on Efficacy and health Services Research Studies of Complementary and ALternative Medicine in Inflamatory Bowel Disease. Chin J Integr Med , 17 (6), 403-9.
  • Sarris, J., Panossian, A., Schweitzer, I., Stough, C., & Scholey, A. (2011). Herbal medicine for depression, anxiety and insomnia: a review of psychopharmacology and clinical evidence. Eur Neuropsychopharmacol , 21 (12), 841-60.
  • Suksomboon, N., Poolsup, N., Boonkaew, S., & Suthisisang, C. (2011). Meta-analysis of the effect of herbal supplement on glycemic control in type 2 diabetes. J Ethnopharmacol , 137 (3), 1328-33.
  • Singh N, Squier C, Sivek C, Nguyen MH, Wagener M, & Yu VL. (1996).  Determinats of Nontraditional Therapy. Use in Patients with HIV Infection.  Arch Intern Med,  156, 197-201.
  • Spigelblatt L, Laine-Ammara G, Pless B, & Guyver A. (1994).  The Use of Alernative Medicine by Children.  Pediatrics,  94, 811-814.
  • Tachjian, A., Vigar, M., & Arshad, J. (2010). Use of Herbal Products and Potential Interactions in Patients With Cardiovascular Diseases. J Am Coll Cardiol , 55 (6), 515-525.
  • Widdicombe, J., & Ernst, E. (2009). Clinical Cough V: Complementary and Alternative Medicine: Therapy of Cough. Handb Exp Pharmacol , 187, 321-42.
  • Wikipedia. (14 de 07 de 2013). Recuperado el 21 de 07 de 2013, de http://es.wikipedia.org/wiki/Fitoterapia

 

Síguenos en: